Inicio / POLITICA / Cloacas: abandono, colapso y negocios en el “caballito de batalla” electoral del macrismo

Cloacas: abandono, colapso y negocios en el “caballito de batalla” electoral del macrismo

¿Y las cloacas?”, preguntaba retóricamente el macrismo cuando la economía no paraba de derrumbarse. Una auditoria reciente encontró irregularidades en obras.

Por: Andrés Lerner

Una auditoría sobre la empresa estatal Aguas Bonaerenses S.A. revela el abandono de la red cloacal, un colapso en el funcionamiento, negocios incompatibles con la función pública por cifras millonarias y una cuantiosa deuda heredada. En este contexto, el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos de la Provincia de Buenos Aires como representante del Gobierno, desaprobó el ejercicio correspondiente al año 2019.

Durante la gestión de la ex gobernadora María Eugenia Vidal, la compañía se encontraba presidida por Raffaelle Sardella, funcionario del Grupo Macri con un largo recorrido dentro de los negocios familiares. Su paso por el holding incluyó funciones en SOCMA, en la época de las fallidas obras de cloacas en Morón, y en el Correo Argentino cuando este incumplió el pago de cánones al Estado.

También estuvo en la dirección de proyectos especiales de Sideco Americana, cargo que según su propia declaración jurada ocupó al mismo tiempo que ejercía la función pública.

Desde ABSA consignaron que en la primera parte de la auditoría encontraron gastos millonarios sin justificación, direccionamiento de las contrataciones, un endeudamiento superior a los mil millones de pesos, un colapso total de las redes de agua y cloacas en el interior de la Provincia.

El funcionamiento de la empresa se puso en jaque a tal punto que la nueva gestión se encontró sin insumos básicos como cloro y potabilizantes. “No descartamos presentarnos como querellantes ante la Justicia”, afirmó a este medio el Ministro de Infraestructura bonaerense, Agustín Simone.

Del informe realizado, también se desprenden un sin número de incompatibilidades como la compra de vehículos a la concesionaria Chery, propiedad del Grupo Macri donde Sardella en ese mismo momento cumplía funciones, y la adquisición por casi dos millones de pesos de una camioneta Volkswagen Amarok 2.0 a la firma del ex Ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

Por otro lado, desde el gobierno bonaerense enumeran una serie de gastos exorbitantes: un alquiler por 40 millones de pesos anuales del edificio central de la empresa que ya contaba con uno propio, el de una oficina de uso exclusivo del ex presidente ubicada en el centro porteño, por más de quinientos mil pesos, y la adquisición de sillones (marca Herman Miller) para amoblar ese ambiente por más de doce mil dólares.

En paralelo a estos gastos, el aumento tarifario fue de un 364% para los usuarios. A pesar de que la gestión de Cambiemos se vanagloriaba de haber extendido la red cloacal, los propios datos del INDEC mostraron que el avance aminoró la marcha con respecto al gobierno anterior. Pasaron del 58% al 62,5%, cuando en el período previo habían crecido del 49% al 58%.

“Cambiemos no ponderó el avance en obras durante su gestión. Nunca estuvo en su agenda de prioridades. Abandonaron el mantenimiento del servicio y dejaron a los usuarios a la deriva. Fueron los trabajadores quienes, en medio de la adversidad, sostuvieron la operatoria con su esfuerzo y compromiso”, afirmó a este medio, Germán Ciucci, actual presidente de ABSA.

Del análisis de la gestión de Sardella también se desprende una concentrada terciarización de obras que, en lugar de estar en la órbita del Estado, fueron a parar al sector privado. A pesar de que los desembolsos fueron superiores a los cuatro mil millones de pesos, se realizaron pocas construcciones y de manera deficitaria.

Entre las obras paradigmáticas se encuentran: la planta potabilizadora de Bahía Blanca, que Vidal lanzó horas antes del inicio de la campaña electoral, pero que hasta el día de hoy no funciona; la rehabilitación de la planta de La Plata, cuya inauguración contó con la presencia de Mauricio Macri, y en menos de un año ya lleva ochenta roturas; y Ósmosis Inversa de Pehuajó que, también con apremio electoral, fue contratada antes de conocerse la calidad del agua a tratar y hoy solo funciona a un 10% de su capacidad.

Con estos argumentos, la empresa desvinculó a quien fuera el Director de Ingeniería, Producción, Obras y Mantenimiento de la gestión anterior, Alfredo Hatfield, que ejercía el cargo sin contar con título profesional.

Compruebe también

Alberto Fernández: “Debemos construir un continente con más igualdad”

Alberto Fernández sostuvo que la pandemia “nos da la oportunidad de hacer una sociedad más …

Los empresarios y sindicalistas que estuvieron en el acto por el Día de la Independencia

Del acto que encabezó el Presidente participaron mandatarios provinciales y representantes de distintos sectores de …

Dejanos tu comentario